(imagen google)

.......

..........

QUERIDOS AMI@S !!!!!
Gracias por llegar hasta acá, bienvenidos !!!
Gracias por acompañarme !!!!
.
.
.

miércoles, 25 de abril de 2012

Perdonar......

.

.
Qué fácil es hablar del perdón, pero que difícil es darlo. 
 Algunos han dicho que es un don el saber que estamos equivocados y que podemos ser perdonados; pero ¿qué pasa con los que se equivocan y nos hacen daño?
 Algunas veces deseamos castigar a dicha persona, pero quienes salen más castigados somos nosotros mismos y para liberarnos es necesario renunciar a esos sentimientos dolorosos que no son nuestros, sino que son de quien nos hizo daño, y hay que dejarlos ir. 

 Me siento herido, pero eso no significa que la otra persona sea mala o en verdad quiera hacerme daño. 
Simplemente la otra persona no conoce toda mi vida ni mi pasado, igual que yo no conozco el suyo, y no sabe lo que traigo guardado en mi historia personal.
 El perdón no se pide, se da... Y la razón más importante para darlo es que me libero de una gran carga.
 ¿Qué prefieres? 
¿Ser feliz o tener la razón?
.
(fuente web: Desconozco su autor) 
Imagen Banco de Imagenes Gratuitas
.
.
Ríos de tienta hablando sobre el tema, pero leido lo quise compartir con Ustedes, es una forma de  ejercicios espirituales no???.
Porque  a traves de la vida me he enfrentado con cada ser de malos sentires!!!! pero siempre como ley divina de alguna forma fueron "castigados", por así decirlo.
Creo que el perdonar no es algo universal, sino algo personal, cada uno sabe lo que siente y como es y.....hasta donde llega su bondad no??? 
.
Abu
.

28 comentarios:

  1. Yo creo, además, que nadie tiene toda la razón

    ResponderEliminar
  2. Tienes mucha razón, y yo prefiero ser feliz, que si vas con el lastre del resentimiento te crea un mal sentimiento contigo mismo que no merece la pena. Besos.
    Chary.

    ResponderEliminar
  3. El perdón es algo muy personal, porque de que vale perdonar si no es sentido.
    Y quien esta a salvo de tener que perdonar, cuando todos en alguna forma alguna vez hemos pecado. Perdonar es un don para no tener que usarlo nunca, es decir: no estar perdonándonos por los daños, sino aprender a no usarlo es mucho mas difícil, pero mas gratificante.

    Abu, te mando un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  4. Excelente tema y conclusión. Al no perdonar enfermamos, así que hay que lograrlo. Si lo merecen o no lo merecen, eso ya les corresponderá a quienes hagan daño analizar. Por lo pronto perdonemos y sanemos nuestro ser, aprovechando lo que nos enseñaron para ser mejores personas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me he tenido que desprender con la Gracia...de muchos afectos para ser feliz en los momentos de sentirme herida ante las maneras de actuar de los que me rodean...y esto es una gran Liberacion....estupenda reflexion Abu....la Felicidad está en nuestras manos y esto nos lleva siempre a justificar al otro...siempre, es lo que hace el Señor conmigo siempre....

    ResponderEliminar
  6. Creo que no hay peor cosa que vivir con resentimiento, y el resentimiento lo lleva a cuestas el que no es capaz de perdonar. Pero lo peor de todo es que el resentimiento se vuelve en contra del que lo padece y le amarga la vida.
    ¡Sinceramente creo que no merece la pena vivir así.
    Mi cariñoso abrazo para tí.

    ResponderEliminar
  7. Por puro egoismo tenemos que perdonar porque es la única manera de vivir en paz, a quien más beneficia es a quien perdona
    Bssss

    ResponderEliminar
  8. Es todo un temazo, perdonar es difícil.
    Con los años se me hizo más liviano pero reconozco que me fué muy duro durante mi juventud
    habré madurado jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Creo que no hay nada peor que vivir con resentimiento, lo unico que a veces ese mal que hacen algunas personas aun sinquererlo , porque esque son asi,........es dificil de olvidar sobretodo.. nadie o casi nadie pide perdon, esque encima se creen perfectos.
    Lo que pasa quienes somos mas mayores bebemos ayudar a gente a que afloren de alguna forma las cosas lindas y la sansibilidad,,,,,....un gran abrazo

    ResponderEliminar
  10. Es difícil pero hay que intentarlo.

    ResponderEliminar
  11. El perdón es bueno para nosotros y ennoblece. Más difícil es perdonar y olvidar por qué tienes que perdonar.
    No te parece?

    ResponderEliminar
  12. Si, nadie tiene toda la razón, y además, se sufre siempre, es una mierda, querida!
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  13. Linda Abu, no es fácil darlo pero muy necesario para liberarse de esa gran carga como dice el autor. Creo que el perdonar nos hace ser una mejor persona y el castigo a quienes nos han dañado, bueno que Dios se encargue de él. Te dejo mis cariños de siempre!!

    ResponderEliminar
  14. Ay! Abuela pero que difícil se hace aveces el perdón cuando te han herido tanto...pero me quedo con estas palabras..."El perdón no se pide, se da... Y la razón más importante para darlo es que me libero de una gran carga. ¿Qué prefieres? ¿Ser feliz o tener la razón?"...Muy buena entrada.

    Saludos!
    Cecylya

    ResponderEliminar
  15. Buenos días:
    Saber perdonar es un don que hay que practicar para saber ejercerle, porque a veces resulta muy difícil llevarlo a cabo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Hola abuela ciber: es difícil, lo se, pero... el saber perdonar es una de las claves de la felicidad. De nuestra felicidad, no lo olvidemos.
    Abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  17. Dificil tares pero se puede,si se puede.
    abrazos fresquitos hoy por el este del país.

    ResponderEliminar
  18. Lo más difícil!!:perdonarse a si mismo!!!!
    besos sureños y fríos Martha querida!!

    ResponderEliminar
  19. Me identifico con tus palabras Abu, yo también me he encontrado con personas contrarias a mí y me han hecho daño y eso les ha venido luego a ellos. No soy rencorosa perdono y olvido, lo que me cuesta es soltar amarras del sufrir que me deja esa experiencia.

    Besos Abu.

    ResponderEliminar



  20. Siento que tus textos son un regalo del viento
    Y su lectura la textura del acercamiento.

    Siento que tus textos se visten de espuma
    Y su lectura es el aliento de dotada pluma.

    Siento que hoy tengo una escusa
    Para brindarte con pausa mi ternura.

    Sintiendo el tacto de este abrazo
    Que te estoy dando
    Con la calma que de él se esta adueñando.

    María del Carmen


    ResponderEliminar
  21. Sí, qué difícil es dar perdón. Nos falta sencillez para darlo.
    Un gran abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  22. Abu, que verdad nos dejas hoy plasmada...cuando uno perdona de verdad...que aliviada se queda...y que ligero se vuelve a caminar...

    Un abrazo y gracias por estas enseñanzas tan necesarias.

    ResponderEliminar
  23. Una muy buena reflexión, y verdad es que resulta muy difícil olvidar, porque normalmente se dice, perdono pero no olvido, pero si no olvidas... es que ahí a quedado algo sin perdonar.
    Sin duda perdonar es un gran don.
    Encanta de leer lo que nos has dejado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Díficil tarea la de perdonar, a veces te hieren tanto, personas que nunca hubieras imaginado que cuesta pero al final es preferible perdonar que sufrir o al menos intentar olvidar y sentir indiferencia para sentir el corazón aliviado.Una entrada interesante amiga.Besitos.

    ResponderEliminar
  25. Que dificil nos resulta perdonar!Y ahi esta la grandeza del ser humano,el resentimiento seca el corazón,gracias por estar y hacernos llegar tus palabras,un abrazo.J.R.

    ResponderEliminar
  26. Muy cierto, Abu, un excelente ejercicio espiritual el saber perdonar.
    Cariños

    ResponderEliminar
  27. Saber perdonar es un don divino q tenemos q poner en practica.

    Me ha gustado pasear por tu rincon.

    Besos

    ResponderEliminar
  28. Querer tener la razón todo el tiempo lleva a la asfixia. Hemnos de ser moderados y a veces estar dispuestos a perder para ganar.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por siempre estar, sus comentarios son las sales de mi vida !!!
La inter relacion bloggera se nutre con los sentires que dejamos expresados, y con el tiempo se convierte en un vínculo de amistad.