(imagen google)

.......

..........

QUERIDOS AMI@S !!!!!
Gracias por llegar hasta acá, bienvenidos !!!
Gracias por acompañarme !!!!
.
.
.

lunes, 21 de junio de 2010

Leyenda del Jacarandá.

.
..
En la provincia argentina de Corrientes nació esta leyenda en torno al jacarandá, árbol de bellas flores.
.
.

Los españoles comenzaron a poblar Corrientes, trayendo consigo a sus familias.Vino un caballero y su hija.
Una bella jovencita de dieciséis años, de tez blanca, ojos azul oscuro y negra cabellera.
Se instalaron en una zona de la ciudad de las Siete Corrientes, en una reducción donde los jesuitas cumplían su misión .
Entre los jóvenes se distinguía Mbareté, un mocetón veinteañero alto y fornido, que trabajaba la tierra con tesón, como queriendo arrancar de sus entrañas toda su riqueza y sus secretos.
Una tarde en que Pilar -la joven española- caminaba en compañía de una doncella , vio a Mbareté y fue verlo y prendarse de su apostura.
El indio también la observó con disimulo al principio y admiró su blanca piel, su negro cabello y el color de sus ojos.
El encuentro fue fugaz. Tan sólo intercambiaron una mirada. Pero Mbareté la siguió con la vista hasta que la joven desapareció entre unos arbustos.
El indio buscó la forma de que el jesuita le asignara tareas cerca de las casas para poder ubicar a la joven.

Pilar,no podía borrar de su retina la imagen del joven aborigen. No podía olvidar lo hermoso que le pareció .

Un día Pilar y Mbareté se encontraron. Esta vez las miradas fueron largas y profundas. Tan profundas que -sin palabras- se adentraron en el espíritu de ambos, mutuamente.

Mbareté pidió ál sacerdote que los instruía que le enseñara el castellano. Y aprendió rápido todas aquellas palabras que le sirvieran para expresarle a
Pilar que la amaba desde el primer día en que se conocieron.
Buscó la forma de encontrarla a solas y poder hablarle. Y esa oportunidad la tuvo el día en que halló a la joven rodeada de indiecitos a quienes les enseñaba el catecismo. El joven se acercó al grupo y sin musitar palabra permaneció observándola hasta que los niños se fueron.
Entonces, Mbareté caminó junto a ella y, ante su asombro, le habló en español -balbuceante, al principio- para confesarle su amor. Pilar se ruborizó, se sintió confundida, quiso ocultar sus sentimientos, pero sus hermosos ojos azules y su cálida sonrisa la traicionaron y el joven pudo comprobar que era correspondido. Los encuentros se repitieron. Mbareté le propuso huir juntos, lejos, donde su padre no pudiera encontrarlos.
Le habló de construir una choza, junto al río, para ella y allí unir sus vidas. Pilar aceptó y, cuando la choza estuvo concluida, amparándose en las sombras de una noche en que Yasy les brindó su complicidad, escapó con su amado.

A la mañana siguiente, el caballero español buscó infructuosamente a su hija, alguien le comentó que la habían visto frecuentemente en compañía de Mbareté y que éste también había desaparecido. Furioso, el padre convenció a varios compañeros para que lo ayudaran a encontrar a la pareja y, fuertemente armados, comenzaron la búsqueda.
Pasaron varios días hasta que descubrieron la choza junto al río. Sigilosamente, tomaron posiciones para observar a sus moradores. Así vieron llegar a Mbareté en su canoa, con el producto de su pesca, y vieron también salir a Pilar a recibirlo.
El padre de la joven no resistió la visión de la tierna escena de los amantes abrazados y salió de su escondite gritando el nombre de su hija y apuntando con su arma al indio.
La joven vio el fuego del odio en los ojos de su padre y comprendió lo que cruzaba por su mente. Trató de evitarlo; de explicarle su actitud, pero el español siguió avanzando con el dedo en el disparador.
Pilar se interpuso entre los dos hombres en el preciso instante en que la carga fue lanzada y cayó con el pecho teñido de rojo, fulminada por su propio padre.
Al ver esto, Mba-reté quedó atónito, tieso, sin atinar a defenderse. Fue entonces cuando otro disparo le dio en plena frente y el joven se desplomó sobre el cuerpo de su amada.
El padre, dolorido e indignado, no se acercó siquiera a los cuerpos yacente.
Esa noche, la imagen de su hija no pudo apartarse de su mente, y con las primeras luces del alba, inició el camino hacia el lugar donde tan tristemente terminara ese amor tan grande que motivó que los jóvenes se olvidaran de sus
diferencias de raza.
Cuando llegó a la choza, el español no halló restos de la tragedia y en el
lugar donde la tarde anterior yaciera la pareja -sin que existiera ningún rastro de la sangre allí derramada- se erguía un hermoso árbol de tronco fuerte, cubierto de flores azul oscuro que se mecían suavemente con la brisa.
El hombre tardó en comprender que Dios había sentido misericordia de los enamorados y había convertido a Mbareté en ese árbol, y que los ojos de su hija lo miraban desde todas y cada una de las azules flores del jac
arandá.
.
.
Leyendas que voy recopilando para mis niet@s.
.

Abu

.
.


45 comentarios:

  1. Bonita leyenda,que tierna,perdona que me colara en tu blog ,no he podido resistirme ,me ha llamado la atencion el nombre de tu blog,yo tambien soy abuela,y se lo que sientes.
    Un saludo.

    menchu_

    ResponderEliminar
  2. aún existen vestigios muy fuertes,de la no aceptación de otros estereotipos.
    bella leyenda.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Precioso, Abu. Tus nietos estarán felices de escucharte contarlas.

    ResponderEliminar
  4. Hermosa leyenda, no la conocía!!!

    Gracias Abu!!

    Lidia

    ResponderEliminar
  5. Es hermosa leyenda. Debería ser difundida más a menudo, pues la discriminación aún no se va por completo de nuestras sociedades.
    Muy bella y llena de amor, gracia por compartirla.

    ResponderEliminar
  6. Hermosa leyenda , no conocía este arbol precioso
    besos

    ResponderEliminar
  7. Hermosísima leyenda que habla de que cuando hay amor verdadero, las diferencias no existen. Que importante es la aceptación entre los humanos. Cuando los sentimientos son verdaderos y bellos y las raíces son fuertes las interferencias de los demás, sólo logran afianzarlos. La belleza perdura por encima de todo y de todos.
    Gracias Abu. Besitos

    ResponderEliminar
  8. No conocía este árbol, es precioso. La leyenda tampoco la conocía. Más de una pareja no ha podido llegar a buen puerto por la cabezonería de los padres, afortunadamente en estos tiempos esas cosas pasan cada vez menos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Una leyenda tierna y cruel al mismo tiempo. Tierna por el amor que sintieron nada mas verse, cruel por el final tan horrible de la mano de su propio padre y eterna, por ese hermoso jacarandá de flores azules, creando una hermosa leyenda para las futuras generaciones.

    ResponderEliminar
  10. Hermosa leyenda y que Bello es el Jacarandà , siempre me gustaron sus flores azuladas y su majestuoso porte .
    Saludito Buena semana!!
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  11. Que preciosidad de leyenda y arbol.
    Gracias Abu por compartirlo con todos nosotros y como van a disfrutar tus nietos.

    un abrazo,
    maria rosa.

    ResponderEliminar
  12. Pues mira este árbol es un gran problema en mi ciudad. Es muy bonito, sí, pero al plantarlo en las calles, sus hojas, al enfermar con un pulgón, que es casi imposible de matar, produce una melaza que lo ensucia todo, afectando a coches, aceras, pareces, etc... vamos una tortura. Y todo porque el que lo plantó no sabía que ese árbol es para el campo y los parques, no para las calles.

    ResponderEliminar
  13. Qué hermosa leyenda! No la conocía. El Jacarandá es realmente un árbol muy bello!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  14. Es una preciosa leyenda asociada a ese bonito y exuberante árbol. Es bonito pasar estas leyendas de generación en generación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Preciosa leyenda, te la voy a copiar, con tu permiso, para contarsela a mis nietos

    ResponderEliminar
  16. Ay Abu, que leyenda tan bonita y triste a la vez!
    Besitos,

    ResponderEliminar
  17. Que preciosidad de leyenda. Leyendola he vuelto a sentirme niña. De todos modos la palabra "JACARANDÁ" siempre me ha entusiasmado, será porque lleva el amor incorporado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Es bonita la leyenda. El árbol es muy ornamental con su contraste de color.
    Un saludo desde España

    ResponderEliminar
  19. Hola!!!!

    La más tiernas de las abuelas............que linda leyenda, sabía la del ceibo, pero no la de Jacarandá, es hermosa y tierna, aunque triste...
    Buena semana y un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  20. ¡Preciosa historia!
    El árbol es una belleza!
    Muchas gracias.
    Salud y besitos

    ResponderEliminar
  21. Gracias abu... por tu paso! ...ves sigo enganchada! los árboles en flor me fascinan, el cerezo, el almendro !
    ...toda la naturaleza!

    El árbol Jacarandá es hermoso y como todo lo bonito siempre hay una historia detrás... Gracias por compartir su leyenda!!

    Conoces los amantes mariposa????
    Besos
    Gracia

    ResponderEliminar
  22. Que orgullo para tus nietos que les cuentes estas leyendas, Abu.

    Yo agregaría .."al este y al oeste/ llueve y lloverá / una flor y otra flor celeste / del jacarandá..." de La Flor del Jacarandá, canción de MAría Elena Walsh

    Besos y buena semana, Abu

    ResponderEliminar
  23. Hermosísima leyenta. Ya sé por qué aquí a ese árbol se le conoce con el nombre de "árbol del amor".

    ResponderEliminar
  24. Como cualquier leyenda, seguro que en ésta, tan llena de belleza, hay un poso de verdad, un sustrato que viene a señalar algo. ¿Será la fuerza del amor que engendra vida el agua que mana de esta leyenda, o será la fuerza del odio intransigente que es capaz de acabar con una bella historia de amor?
    Es preciosa la historia, sí, pero dura. Al final el amor vence y nos regala un hermoso árbol, pero la intransigencia de padre y blanco puede con el amor de los jóvenes amantes.

    ResponderEliminar
  25. Y es que no hay conveniencia, ni mar, ni montaña, que puedan separar dos almas que se aman.
    Hermosa leyenda, yo tampoco conocía ese árbol, desde ahora cuando oiga hablar del jaracandá, recordaré que sus flores son el fruto de un amor que no conoció murallas.
    Un fuerte abrazo, tu blog es un soplo de aire fresco.

    ResponderEliminar
  26. Abuela Ciber, preciosa leyenda la que nos narras, preciosa y linda como sois vos y tu alma.

    Triste desenlace no exento de belleza.

    Gracias por tus lindos regalos

    abrazo sincero
    M. Ángel

    ResponderEliminar
  27. Hola Abuela Cyber.
    Me encantó esta leyenda. Una preciosa historia de amor.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  28. Donde yo vivo hay muchos jacarandás, Hacen que la ciudad luzca mucho más bonita.

    Preciosa la leyenda. Tus nietos disfrutaran contigo y lo recordaran siempre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Es muy romántica y triste, además de bonita la leyenda. El Jacarandá deshoja sus hojas en octubre y en noviembre podeis verlo plagado de flores lilas que tiñen de un color precioso el árbol.
    Gracias por enseñarme esta leyenda. Abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  30. HOLA !!! QUE TENGAS UNA MARAVILLOSA SEMANA,
    Y TE CUENTO QUE EN http://lospremiosdemiscyberamigos.blogspot.com
    HAY UN PREMIO PARA VOS. ES DE NUESTRA AMIGA FLOR AZUL Y VA CON TODO MI CARIÑO
    LAURA CORNEJO

    ResponderEliminar
  31. es preciosa jamás había escuchado esta historia, es maravillosa, me ha emocionado, sabes voy a colocar ese hermoso árbol en mi blog, muchas gracias por compartir con todos nosotros estas letras tan hermosas y llenas de sentimientos

    ResponderEliminar
  32. Hola Martha!! Paso a saludarte y a agradecerte tus hermosas palabras amiga. A veces uno se siente tan mal y de repente las palabras amigas sacan a uno de la oscuridad. Te quiero mucho.
    Besosssss

    ResponderEliminar
  33. Me encanta el árbol jacarandá. Antes de saber qué aspecto tenía, cuando era yo una niña, me gustaba la palabra ¡jacarandá!
    Hoy con la lectura de tu entrada parece haberse cerrado un círculo.
    ¡Gracias amiga!

    ResponderEliminar
  34. Ahora solo te dejo un saludo, luego volveré para leerme con tranquilidad la leyenda del jacaranda.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Es una leyenda digna de leer y comentarla a esos nietos que sabrán recompenzar las líneas escritas en ella.
    Un abrazo abu..

    ResponderEliminar
  36. Querida Abuela

    QUE BELLO RELATO NOS HA DEJADO EN ESTE HOY!!!!

    Su decir pleno de sabiduria surge llano, tierno y cristalino, como su esencia misma, siempre prestaa tener una sabias palabras para regalar y compartir, dejando una enseñanza, moraleja o reflexión.

    Por elllo le invito a retirar algo sencillo dejado en

    www.cosechadesentires.blogspot.com

    y dejo depositada en su casa esta copla
    que viene diciendo así...

    Vengo de Buenos Aires
    Con copla a copla,
    A puro sentir,
    Y mate amigo
    En mano extendida,
    Y con decires
    Dejo m i huella
    Agradecida …
    Por mimos y dichos
    Dejados en mis casas
    Que andan andando
    Camino al horizonte
    En literatura y fútbol
    Con pan con susurros,
    En el cuento el partido:
    En alma calma prodiga
    Meditando con mandalas;
    En arte deja mandalas
    Y en recetas de cocina
    Y de vida de una amada
    Abuela Asturiana deposita
    Una comida futbolera
    Plena de ayeres……
    A sabor a patios
    Con vides añejas…
    Y una infancia…
    Ya ida que anida
    En Presente….
    Extiendo mi mano
    Con un mate criollo
    Para que sus visitas
    Sena amenas,
    E invito con cariño
    Y en paz a andar por
    www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.com
    www.walktohorizon.blogspot.com
    www.cuerposanoalmacalma.blogspot.com
    www.panconsusurros.blogspot.com
    www.nweartdeco.blogspot.com
    www.cosechadesentires.blogspot.com


    Besos para su alma de

    Marycarmen

    ResponderEliminar
  37. ¡Hola Abu! una leyenda muy hermosa, con tu permiso voy a copiarla con ella se pueden explicar a los niños que el amor, la amistad y la solidaridad no tiene raza ni religión y que el respeto hacia el otro es muy importante, nadie es mejor que nadie.
    Besitos

    ResponderEliminar
  38. Una hermosa leyenda para una trágica historia de amor. El odio es mal consejero siempre, acaba enterrando en vida a quien lo arrastra consigo, por que solo deja grandes vacios y mucho rencor.
    Besos Abu

    ResponderEliminar
  39. Hola Abu, antes escribí el mensaje y no se si llegó, espero que si pero lo envío de nuevo...

    Decía que iba a regalarles la Leyenda a la gente del CENTRO DE DIA "EL JACARANDA" de mi pueblo y de tu parte.

    Un abrazote

    ResponderEliminar
  40. Conocía el árbol de Jacarandá, pero no su leyenda. Tan tierna la leyenda como la flor.
    Me da placer pasar por este blog.
    Sos muy canchera Abu!!!!!!!!!!!!
    Un beso.
    Aurelia

    ResponderEliminar
  41. Preciosa leyenda y tarea la que tienes para ir recopilandolas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  42. ASi es Abu, es una hermosa leyenda
    Gracias por compartirla
    Un beso desde mi corazón al tuyo
    Monica

    ResponderEliminar
  43. Si ya el árbol me tenía encadilada desde que lo conocí, ahora que conozco, a través de ti, su bonita leyenda, me va a gustar mucho más.

    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por siempre estar, sus comentarios son las sales de mi vida !!!
La inter relacion bloggera se nutre con los sentires que dejamos expresados, y con el tiempo se convierte en un vínculo de amistad.