(imagen google)

.......

..........

QUERIDOS AMI@S !!!!!
Gracias por llegar hasta acá, bienvenidos !!!
Gracias por acompañarme !!!!
.
.
.

martes, 27 de julio de 2010

Era un venerable Maestro..........

.
..
Era un venerable maestro.
En sus ojos había un reconfortante destello de paz permanente.
Sólo tenía un discípulo, al que paulatinamente iba impartiendo la enseñanza mística.
El cielo se había teñido de una hermosa tonalidad de naranja-oro, cuando el maestro se dirigió al discípulo y le ordenó:

– Querido mío, mi muy querido, acércate al cementerio y, una vez allí, con toda la fuerza de tus pulmones, comienza a gritar toda clase de halagos a los muertos.
El discípulo caminó hasta un cementerio cercano. El silencio era sobrecogedor. Quebró la apacible atmósfera del lugar gritando toda clase de elogios a los muertos.
Después regresó junto a su maestro.

– ¿Qué te respondieron los muertos? -preguntó el maestro.

– Nada dijeron.

En ese caso, mi muy querido amigo, vuelve al cementerio y lanza toda suerte de insultos a los muertos.

El discípulo regresó hasta el silente cementerio. A pleno pulmón, comenzó a soltar toda clase de improperios contra los muertos.
Después de unos minutos, volvió junto al maestro, que le preguntó al instante:

– ¿Qué te han respondido los muertos?
– De nuevo nada dijeron -repuso el discípulo.

Y el maestro concluyó:

– Así debes ser tú: indiferente, como un muerto, a los halagos y a los insultos de los otros.

.
* El Maestro dice: Quien hoy te halaga, mañana te puede insultar y quien hoy te insulta, mañana te puede halagar.
No seas como una hoja a merced del viento de los halagos e insultos. Permanece en ti mismo más allá de unos y de otros...
.
(Gracias Lili por enviarlo)

.
Que fácil dejarse llevar por el que dirán, es de humanos esa necesidad del reconocimiento de los demás.

Ser uno mismo, auténtico, sin estar pendientes del que dirán.... creo que es una forma de apreciar las cosas en dimensiones más naturales.
Felices quienes lo logra.

.

Abu
.
.
.

34 comentarios:

  1. Está muito bonito seu blog, as mensagens então estõ divinas.. parabéns

    ResponderEliminar
  2. Asi es, querida Abu. A veces, tardamos toda una vida en lograr ese equilibrio.

    He imprimido este post. Extraordinario para mi, me ha venido estupendamente leerlo. Lo necesitaba.

    Un enorme abrazo...!

    ResponderEliminar
  3. Una forma muy elegante de aconsejarle que pase de todo lo que le digan. Lo mejor: CONOCERNOS Y ACEPTARNOS, fuera de ahí, todos son lios. Si te halagan demasiado, te subes a las nubes y luego cuando caes, te estampas. Si te critican demasiado, te hunden, tienes tan mal concepto de tí mismo que no eres capaz de conseguir lo más mínimo. Lo mejor INDIFERENCIA a la opinión ajena, que no a sus sentimientos.

    Bonita entrada.

    Besitos.......Leonorcita

    ResponderEliminar
  4. ¡Que espetacular!!!gracias Abu por compartir,besos.

    ResponderEliminar
  5. Bueno no es fácil, pero es de sabios al menos intentarlo. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  6. Muy linda la historia, a veces una sola palabra hace mucho daño o alaga demasiado.
    Deberìamos hacer como dice el maestro.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Es difícil no dejarse seducir por los halagos.

    ResponderEliminar
  8. Así es, y bien difícil de conseguir, sobre todo cuando desde pequeños se nos adiestra a agradar al grupo para ser aceptados, quizás acorde a formas primitivas de supervivencia. Recordemos el despioje de los primates. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Conservar el equilibrio y que lo que digan los demás no nos afecte...
    ¡Todo un desafio!

    Saludos
    Maribe

    ResponderEliminar
  10. Buena lección, sí señora.
    Un abrazo, Abu.

    ResponderEliminar
  11. Completamente cierto. Completamente cierto.
    Lo digo por experiencia, además...
    Eso de ser indiferente, sin embargo es más complicado, hay que ser más fuerte de lo que parece.

    ResponderEliminar
  12. Magnífica lección. Los halagos hay que tomarlos con precaución, la adulación es la antesala de otra cosa. No dejarse llevar por ellos es de sabios.

    ResponderEliminar
  13. Si, tu lo has dicho, felices los que logran!
    Salud y besos

    ResponderEliminar
  14. Hola ando conociendo Tu blog! y esta precioso* muy creativo me encanto leerte muy buena entrada! te dejo un saludo grande hasta pronto.

    ResponderEliminar
  15. Que manera del maestro de explicar el equilibrio a su alumno.

    Gracias por compartir Abue, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  16. Qué bonita forma de decir que no hagamos caso a los halagos y a los insultos, es un equilibrio difícil de obtener, pero se intentará.
    Un saludo desde España!!

    ResponderEliminar
  17. Si, yo también creo que es así pero también creo que es una tarea tan difícil que la mayoría de las veces no lo conseguimos, lo seguiremos intentando
    Un beso amiga

    ResponderEliminar
  18. En mi pueblo dicen que “a palabras necias, oídos sordos”.

    Pero me he puesto a recordar, y me ha llegado esta pequeña historia:

    La oración de la rana
    Una noche, mientras se hallaba en oración, el hermano Bruno se vio interrumpido por el
    croar de una rana. Pero, al ver que todos sus esfuerzos por ignorar aquel sonido
    resultaban inútiles, se asomó a la ventana y gritó: “Silencio! iEstoy rezando!”
    Y como el hermano Bruno era un santo, su orden fue obedecida de inmediato: todo ser
    viviente acalló su voz para crear un silencio que pudiera favorecer su oración.
    Pero otro sonido vino entonces a perturbar a Bruno: una voz interior que decía: «Quizás
    a Dios le agrade tanto el croar de esa rana como el recitado de tus salmos...» «¿Qué
    puede haber en el croar de una rana que resulte agradable a los oídos de Dios?», fue la
    displicente respuesta de Bruno. Pero la voz siguió hablando: «¿Por qué crees tú que
    inventó Dios el sonido?»
    Bruno decidió averiguar el porqué. Se asomó de nuevo a la ventana y ordenó: “Canta!”
    y el rítmico croar de la rana volvió a llenar el aire, con el acompañamiento de todas las
    ranas del lugar. Y cuando Bruno prestó atención al sonido, éste dejó de crisparle, porque
    descubrió que, si dejaba de resistirse a él, el croar de las ranas servía, de hecho, para
    enriquecer el silencio de la noche.
    Y una vez descubierto esto, el corazón de Bruno se sintió en armonía con el universo, y
    por primera vez en su vida comprendió lo que significa orar.


    Poible moraleja: No todas las palabras sobran, no siempre es bueno hacerse oídos sordos.

    [Nota: esa historia la cuenta Tony de Mello en su libro La oración de la rana, Sal Terrae 1988]

    ResponderEliminar
  19. Hola abueli.

    Pienso que si una persona se conoce bien a sí misma, sabrá calibrar con madurez los halagos y meditar el porqué de los insultos. No creo que haya que ser indiferente a ellos; tanto los halagos como los insultos vienen por algo. Lo dificil es aceptarlos y saber darles la importancia justa, y crecer cada día.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Hola Martha!! Un relato muy sabio amiga. A mí me resulta difícil ser indiferente a los que lastiman, me duele mucho. Es difícil lograr ese equilibrio. Muy bueno y para reflexionar.
    Besosssssss

    ResponderEliminar
  21. Bonita enseñanza...lo difícil es ponerla en práctica...besoosss calurosos Abu

    ResponderEliminar
  22. Hola abu :)

    Muy bueno el post. Ser uno mismo, sin importar el que diràn- actuar segùn dicta tu corazòn es esencial-

    Muy agradecida por tu visita y comentario en mi blog :)

    Un beso

    Aurora

    ResponderEliminar
  23. Hola, es una gran verdad. Y seguro que muchos de nosotros tenemos experiencias personales que corraborarán lo expuesto.
    Abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  24. es cierto que en muchos casos nos enseñan desde pequeños El que diràn , portate bien , no te pintes tanto , hay que ser y parecer , asì se nos va llenando el inconciente de la mirada Ajena , y es muy dificil quitar de encima lo que nuestro Mayores nos inculcaron sin mala voluntas , tan solo porque creìan estaba correcto. Depende de nosotros pensar en libertad.
    Saludito
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  25. Conocía ese diálesa enseñanza.
    A veces es difícil no dejarse llevar las palabras ajenas, no entusiasmarse con un elogio y no enojarse ante un insulto.
    Pero hace poco me dí cuenta de que quien más halagaba mis trabajos (quizás adulaba sería la palabra correcta) en los hechos no reflejó lo que decía, y lo mismo referido a mi persona, así que en estos días estoy aprendiendo no a ser indiferente pero sí a cuidarme respecto a cómo influyen las palabras de otros en mí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Ola...obrigada por ter vindo ao meu blog espero que tenhas gostado....seu blog é encantador....continuo aguardando suas visitas e comentarios ok? bjs Teresa carneiro

    ResponderEliminar
  27. Abu: Esto me dejó pensando! Qué difícil!!!
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  28. Querida Abu:
    Hermoso texto nos regalas para la reflexión.-
    Es muy difícil, pero estoy contigo en que al menos debemos intentarlo.
    En el termino medio está la virtud y ese equilibrio es el que nos puede ayudar a ser más felices.-

    Gracias por compartirnos tan bello relato.-
    Un besopoeta

    ResponderEliminar
  29. Vim agradecer a visita e dizer que é muito bom te-la em meu cantinho,venha sempre.Beijos na alma.


    "Os verdadeiros vencedores na vida são pessoas que olham para cada situação com a esperança de poder resolvê-la ou melhorá-la."

    Barbara Pletcher

    ResponderEliminar
  30. Así es. Estando pendientes del que dirán descuidamos otras cosas que son más importantes. No hay que dejarse llevar por los halagos ni por los insultos. Ni los uno ni los otros son sinceros en todos los casos. Creer en la propia potencialidad y aceptarse con sus defectos y virtudes, trabajando claro está, en mejorar las deficiencias.
    Gracias por tan bello cuento.
    Un beso

    ResponderEliminar
  31. Hola Abuela Cyber, gracias por tu comentario en mi blog, Paseo de Letras, dedicado a mi marido.
    Gracias por compartir estas bellas palabras llenas de enseñanza para nuestras vidas.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  32. Interesante enseñanza!
    No sentirse ni mejor ni peor por lisonjas que pueden ser falsas o por críticas que pueden ser injustificadas.
    Ser uno mismo .Sin estar pendiente del parecer o de la opinión de los demás.
    Sabio Maestro!!

    ResponderEliminar
  33. Es tan facil dejarse llevar, ser hoja en el viento. Luchar contra corriente no es sencillo pero lo mejor es ser uno mismo, aunque hoy en día, parece misión imposible.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por siempre estar, sus comentarios son las sales de mi vida !!!
La inter relacion bloggera se nutre con los sentires que dejamos expresados, y con el tiempo se convierte en un vínculo de amistad.