imagen google

(imagen google)

.......

..........

QUERIDOS AMI@S !!!!!
Gracias por llegar hasta acá, bienvenidos !!!
Gracias por acompañarme !!!!
.
.
.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Leyenda del Ñandu

. 
.


Hace muchos, muchísimos años, habitaba en tierras mendocinas una gran tribu de indígenas muy buenos, hospitalarios y trabajadores.

Ellos vivían en paz, pero un buen día se enteraron que del otro lado de la cordillera y desde el norte de la región se acercaban aborígenes feroces, guerreros, muy malos.

Pronto, los invasores rodearon la tribu de los indios buenos, quienes decidieron pedir ayuda a un pueblo amigo que vivía en el este.

Pero para llevar la noticia, era necesario pasar a través del cerco de los invasores, y ninguno se animaba a hacerlo.

Por fin, un muchacho como de veinte años, fuerte y ágil, que se había casado con una joven de su tribu no hacía más de un mes, se presentó ante su jefe, resuelto a todo, se ofreció a intentar la aventura, y después de recibir una cariñosa despedida de toda la tribu, muy de madrugada, partió en compañía de su esposa.

Marchando con el incansable trotecito indígena, marido y mujer no encontraron sino hasta el segundo día, las avanzadas enemigas.

Sin separarse ni por un momento y confiados en sus ágiles piernas, corrían, saltaban, evitaban los lazos y boleadoras que los invasores les lanzaban.

Perseguidos cada vez de más cerca por los feroces guerreros, siguieron corriendo siempre, aunque muy cansados, hacia el naciente.

Y cuando parecía que ya iban a ser atrapados, comenzaron a sentirse más livianos; de pronto se transformaban.

Las piernas se hacían más delgadas, los brazos se convertían en alas, el cuerpo se les cubría de plumas. Los rasgos humanos de los dos jóvenes desaparecieron, para dar lugar a las esbeltas formas de dos aves de gran tamaño: quedaron convertidos en lo que, con el tiempo. se llamó ñandú.

A toda velocidad, dejando muy atrás a sus perseguidores, llegaron a la tribu de sus amigos.

Éstos, alertados, tomaron sus armas y se pusieron en marcha rápidamente.

Sorprendieron a los invasores por delante y por detrás. y los derrotaron, obligándolos a regresar a sus tierras.

Y así cuenta la leyenda que fue como apareció el ñandú sobre la Tierra.
(fuente: web)

Comparto con Ustedes,  una  leyenda americana.
Tal vez un poco infantil....pero de vez en cuando hace biene descansar de tantas   noticias nefastas  no???
.
Abu
.
.

25 comentarios:

  1. É verdade, Abuela! Estamos cansados de notícias tristes e de miséria humana; é bom de vez em quando sonhar e acreditar que o bem vence o mal e que, se quisermos, podemos transformar o mundo. Um beijinho e obrigada pela lenda que, apesar de infantil, nos traz uma grande lição: querer é poder. Até breve e fica bem!
    Emília

    ResponderEliminar
  2. Claro que hace mucho bien disfrutar de vez en cuando de un buen cuento y olvidar tantas malas noticias. Muchas gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa historia, porque es fruto del amor y de la amistad.

    Besos
    Teresa

    ResponderEliminar
  4. Una bella leyenda Abu, cuando uno intenta con toda sus fuerzas alcanzar el objetivo se suele lograr esa victoria...aunque a veces no sale como se quisiera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Una leyenda preciosa que, para sufrir, ya tenemos los noticiarios.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Claro que sí, tantas noticias deprimentes no nos hacen nada bién. Bonita leyenda no conocía a los Ñandu. Abrazos Martha

    ResponderEliminar
  7. El ñandú, sólo us esa palabra cuando jugamos a "palabras que empiezan por...", debe ser la única que empiece por ñ.

    ResponderEliminar
  8. muy buena leyenda y tienes imaginación y por eso me encanta leerte espero pases un buen día besitos

    ResponderEliminar
  9. Haces bien en contar historias tan sensibles
    Te quiero abuela cyber

    ResponderEliminar
  10. Me encantó! uno guarda un rincón infantil en algún lugar del alma para refugusrse en tiempos duros
    Besos

    ResponderEliminar
  11. He pasado por tu blog y me ha entretenido la leyenda del Ñandu.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Es muy bonita. Llevas razón, aliviar un poco la cabeza de tanta mala noticia viene muy bien, un poquito d relax, por favor. Gracias Abu.

    Besotess!!

    ResponderEliminar
  13. Me encantan las leyendas. Los seres humanos necesitamos los milagros para vivir.

    ResponderEliminar
  14. Por supuesto que sí, nunca se deberia perder la ilusion ni la inocencia, la malicia es muy mala consejera.
    Me ha gustado tu historia, ya estoy de vuelta de mi larga ausencia y paso a saludarte y leerte.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  15. Es una leyenda muy bonita! No la conocía.
    Gracias por compartirla.
    Es muy cierto, a veces es mejor no estar tan informados...

    Besos

    ResponderEliminar
  16. gracias por compartir esta historia.
    A veces leer algo a tiempo cambia el animo.

    Un abrazo inmenso!!!

    ResponderEliminar
  17. abuela me gusto la historia. otra cosa ya vi que tienes sangre valenciana. un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Bueno...
    Ya...Es bonito
    Será una tregua...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  19. Creo que el lider del partido socialdemocrata sueco quisiera ser un nandu estos días para que pudiera correr rapidamente cuando ven los reporteros que vienen.
    Gracias por la historia!

    ResponderEliminar
  20. Hola amiga, gracias por compartir, no conocia esta leyenda. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  21. Si, es cierto, las lecturas refrescantes hacen mucha falta, debemos sustraernos a tanta desgracia por todas partes, bonita leyenda que no conocía
    besitos

    ResponderEliminar
  22. Buena historia. Gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
  23. Bonita leyenda,estas historias hacen que la vida sea mejor,un abrazo.J.R.

    ResponderEliminar
  24. Me encantan las leyendas :D
    ¡Besos!

    ResponderEliminar

Gracias por siempre estar, sus comentarios son las sales de mi vida !!!
La inter relacion bloggera se nutre con los sentires que dejamos expresados, y con el tiempo se convierte en un vínculo de amistad.