(imagen google)

.......

..........

QUERIDOS AMI@S !!!!!
Gracias por llegar hasta acá, bienvenidos !!!
Gracias por acompañarme !!!!
.
.
.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Enseñando arte................................

.
.
Diego no conocía la mar.
El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla.

Viajaron al sur.

Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando.

Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos.
Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura.

Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre:
—¡Ayúdame a mirar!
.
Eduardo Galeano
(Uruguayo)
.
.
Que real, frente a vistas que nos desbordan, realmente el sentimiento es que necesitariamos más espacio en nosotros para absorberlo en su totalidad.
.
Abu
.
.

36 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo. Hay cosas tan bellas, momentos tan bellos, personas tan bellas... que necesitamos más que los sentidos para poder captarlas en su plenitud.
    Muy bonito, Abu.
    Gracias por compartirlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy hermoso.
    Gracias por regalarnos estas perlas.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Que belleza de imagen y palabras. Ultimamente tengo el tiempo en la red"reducido", perdona mis posibles ausencias.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Querida abuela me produces una gran admiración por tu capacidad de hacernos reflexionar con cosas tan hermosas y por tener el amor y la paciencia de dejarnos alguna bonita palabra cuando nos visitas. Por todo, gracias.

    ResponderEliminar
  5. A veces es tan hermoso lo que nos llega que nos deslumbra, un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Es una de las narraciones de Galeano que más me gusta y que he nombrado al menos tres veces en mi blog.
    Precioso, Abu.

    ResponderEliminar
  7. Bellísima historia! Será que amo tanto el mar!...

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Abu:que bien explicado por E.Galeano!!!Es así, a veces la belleza nos desborda!
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hay Abue, que bonita esta historia dejo salir una lágrima de mis ojos, creo que estoy muy sensible.

    Cariños, hasta pronto.

    ResponderEliminar
  10. Yo sin embargo no tengo muy buen recuerdo de la primera vez que vi el mar a mis 14 o 15 años. Me rompí dos dedos del pie, cosa que con los años y coadyuvada por otras circunstancias derivó en una operación que me mantuvo con el pié inutilizado por un par de meses.

    Pero a pesar de todo me encanta el mar y voy siempre que tengo ocasión.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Gracias por compartir letras de tal escritor a quién he tenido el privilegio de conocer dado que ha sido profesor mío en la universidad, luego los gobiernos de facto no permitieron su contacto... pero lo guardo en mi ser, y he tenido el honor que mi hija de 26 años haya podido leer sus obras en democracia.

    Vengo desde Buenos Aires
    Al compás del dos por cuatro,
    Cantando al son
    La comparsita
    Y así visito a mis amigos
    Dejando mi huella
    Y en ella
    Mi decir apuro sentir
    Con el aLma en mi mano
    Les abrazo y les dejo mi cariño
    En eterno agradecimiento por estar!

    Marycarmen

    Teinvito a a pasar por mis blogs y retirar los regalso dejados en ellos.




    Mis blogs

    www.cuerposanoalmacalam.blogspot.com
    www.panconsusurros.blogspot.com.
    www.waalktohorizon blogspot.com.
    wwwnewartdeco.blogspot.com.
    www.lasrecetasdelaabuelamatilde blogspot.com.
    www.cosechadesentires. blogspot.com.

    ResponderEliminar
  12. Abu , cuando me llevaron a conocer el mar por primera vez , yo tenìa unos 15/16 años , sabes ? se me cayeron las làgrimas , fue una increìble emociòn , algo asì como un sueño no soñado que se hacìa realidad.
    Saludito
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  13. Hola Martha!! Hermoso texto de Galeano. Describe tan bien esa sensación de èxtasis... Me encanta este escritor.
    feliz tarde amiga!!
    Besossssssss

    ResponderEliminar
  14. preciosa tu entrada de hoy. Me encanta la reflexión.
    La belleza ante nuestros ojos incredulos, hace realmente que alcanzemos la felicidad en unos pocos minutos.
    besos

    ResponderEliminar
  15. Admiro a Kovadloff y a Galeano, qué preciosura lo que quedó testimoniado aquí.

    besos

    ResponderEliminar
  16. Qué bonitooooo. Me encanta que siga habiendo gente que le desborde la inmensidad de un sentimiento.

    Una entrada bellisima y, como siempre, para reflexionar.

    Besitos.........Leonorcita

    ResponderEliminar
  17. Precioso, asi nos debimos de sentir los que por primera vez vimos el mar, feliz noche, besos

    ResponderEliminar
  18. Me has recordado “El viejo y el mar”, y esta cita:
    «El mar es dulce y hermoso, pero puede ser cruel".»

    Es también otra forma de mirar, creo.

    ResponderEliminar
  19. Qué hermoso relato! Galeano, maravilloso como siempre.
    Besitos

    ResponderEliminar
  20. Abu,te invito a pasar por mi blog para retirar un premio que hay para ti...Besos

    ResponderEliminar
  21. Hola Abuela Cyber:
    Con mucho trabajo acumulado te envío un cordial saludo.
    Trataré de ponerme al día!
    Cordiales saludos,
    Luis

    ResponderEliminar
  22. Querida Abu, fiquei feliz quando vi que estavas a seguir o Começar de Novo. Muito obrigada.Virei com certeza visitar-te aqui no teu cantinho que me agradou muito. A beleza de muitas coisa que nos rodeiam é imensa, mas infelizmente nem sempre lhe damos o verdadeiro valor. Muito lindo!Beijos
    Emília

    ResponderEliminar
  23. paso un momento a saludarte cariños.

    ResponderEliminar
  24. Hola!!!!
    Ayúdame a entender porque hay avaros, habiendo tanta belleza….
    Un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  25. Yo veo el mar todos los días, y aún me sorprende...

    ResponderEliminar
  26. ¿sabes en lo que pienso últimamente Abu?
    Pues es que en tv, en el cine todo nos lo ponen tan enorme, los niños se creen que el que no sea un superheroe va de culo y no sirve para nada, creo que hay que enseñarles a amar una puesta de sol, las flores, el amor a otra persona, la generosidad desinteresada..
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  27. Querida abu'...tienes un premio en mi Blog para tí.
    Cariños

    ResponderEliminar
  28. Esta es entre todas las citas de "El libro de los Abrazos", la que más me emociona. Es realmente veridíca. Es en su totalidad un libro para releer y recordar. Lindo tu blog, prometo continuar leyéndolo.

    Tita

    ResponderEliminar
  29. Abue, desde donde te escribo puedo ver ese mar, ese maravilloso mar que al niño le ha parecido tan hermoso.... Me encantaría que pudieras verlo y olerlo, y ver salir el sol.... sobre el horizonte.... Cuando me asome a mi ventana del este ... estarás presente.Un abrazo grandote

    ResponderEliminar
  30. Para aquellos nativos que viven en el interior, es impactante y de gran impresión el ver el mar por primera vez. Recuerdo oir una anécdota en que un chico sin muchas luces al ver esa inmensidad, hizo esta pregunta:
    ¿Y dónde tiene el tapón esta picina?.... Ja, Ja, Ja,
    Que pases un verano feliz.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  31. Hola.

    El flujo de la poesía es muy elegante.

    Gracias por visitar mi blog.


    Desde el Lejano Oriente.
    Saludos.
    ruma

    ResponderEliminar
  32. Cuando vi el mar por primera vez iba sentado en un autocar. Mi impresión fue tremenda. Tuve miedo de que aquella masa inmensa de agua se viniera sobre mí... el horizonte estaba más alto que la playa y no había muro que la contuviera.
    La inocencia infantil juega con lo creible de la fantasía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Ademas la inmensidad de descubrir y ver belleza, es tan emocionante que necesitamos mas espacio en nuestros pulmones para respirar por el impacto que eso produce.

    Besos Abu!

    ResponderEliminar
  34. Precioso Abu, que cuento tan bonito elegiste!
    Besitos,

    ResponderEliminar

Gracias por siempre estar, sus comentarios son las sales de mi vida !!!
La inter relacion bloggera se nutre con los sentires que dejamos expresados, y con el tiempo se convierte en un vínculo de amistad.